Meghan Markle y el príncipe Harry sufren el constante acoso de los medios de comunicación, de ahí que cuando hace unos días la pareja abandonó un centro de belleza ubicado en Kensington, se mostraran bastante disgustados por la presencia de los paparazzi.

Los Duques de Sussex se encuentran en la recta final de su embarazo, pero eso no impide que los fotógrafos les sigan a todas partes. Por eso Harry trató de cubrirse mientras Meghan se mantenía en un segundo plano, pero los medios británicos no sacaron las fotos a la luz de esa salida nocturna.

¿El motivo? Según explica el periodista Russell Myers del Daily Mirror: “A los periodistas británicos se les ofrecieron las fotos y decidieron no publicarlas porque tanto Meghan como Harry estaban profundamente descontentos con que se hicieran. Elegimos no publicarlas por respeto a ellos”.

No así otros medios estadounidenses como PopSugar, que ha sido quien sí las han sacado y ha desvelado al mundo el enfado que se pillaron tras ser descubiertos.