El pasado lunes Meghan Markle y el príncipe Harry daban la bienvenida al mundo al pequeño Archie, su primer hijo en común. Desde entonces, sus seguidores se han hecho múltiples preguntas: Donde estudiará, cuándo le bautizarán, si le incorporarán a la vida pública y un largo etcétera.

Los Duques de Sussex se hicieron esperar hasta que presentaron al bebé. La sorpresa tras descubrir que George y Amal Clooney, íntimos amigos de la pareja, no iban a ser los padrinos fue muy grande, pero lo es aún más ahora que hemos descubierto que Meghan y Harry NO son los tutores legales de su hijo. ¿Por qué?

Esto se debe a una prerrogativa del siglo XVIII, una legislación que impuso el rey George I ya que tenía una mala relación con su hijo. Por eso, es la reina Isabel II la que tiene la custodia de Archie y también de sus primos, los hijos de los Duques de Cambridge (el príncipe Guillermo y Kate Middleton). Esta ley otorga el control sobre la educación, crecimiento y el matrimonio de sus nietos a la actual Reina.

...

Seguro que te interesa...

Laura Escanes muestra lo mucho que nota a su bebé con esta foto