Meghan Markle y el príncipe Harry dejarán de ser miembros de la Casa Real Británica el próximo 31 de marzo. Fue el pasado 9 de marzo cuando cumplieron con su último acto oficial con la corona inglesa, cuando celebraron el día de la Commonwealth.

Pero ahora el matrimonio ha iniciado una nueva vida en Canadá junto a su pequeño Archie, concretamente en Vancouver, donde también vive la madre de Meghan. Pero según publican varios medios británicos, este no sería el destino definitivo de la pareja.

Al parecer estarían mirando también una casa en Los Ángeles, ciudad que vio nacer a Meghan y en la que podrían instalarse por temporadas si ella retomara su carrera como actriz. De esta forma, estarían a caballo entre Vancouver y Los Ángeles, por lo que Londres saldría de sus planes completamente.

En Vancouver han iniciado una vida tranquila que pueden llevar con privacidad como era su deseo, y es que aunque Harry ha estado acostumbrado durante toda su vida a estar en el centro de los focos, parece ser que Meghan no lo llevaba nada bien, por lo que tras mucho pensarlo, decidieron entre ambos alejarse de la realeza británica para poder llevar su propia vida como ellos quieren.

Seguro que te interesa...

Las lágrimas de Meghan Markle durante su último acto oficial con la Casa Real Británica