Desde que entró a formar parte de la familia real inglesa, Meghan Markle ha destacado por romper con las normas establecidas. La llegada de la duquesa de Sussex ha supuesto un soplo de aire fresco para la casa de Windsor, sin embargo, también ha arrastrado mucha polémica.

La complicada situación familiar de Meghan ha conseguido hacer mella en su nueva vida, ya que tanto su padre, Thomas Markle, como su hermanastra, Samantha, aprovechan cualquier oportunidad para desprestigiarla a través de la prensa sensacionalista.

Por todo esto la esposa del príncipe Harry habría tomado una drástica decisión y vetado de forma indefinida a su familia paterna, concretamente a su padre y hermanastra. A estas alturas mucho tienen que cambiar las cosas para que Thomas Markle llegue a conocer a su nieto.

Una realidad muy distinta de la que vive la madre de la duquesa, Doria Ragland, que ya se ha encuentra en Londres ante la inminente llegada del nuevo miembro de la familia real.