Meghan Markle ha visto como su vida ha dado un giro radical desde que se hiciera oficial su compromiso con el príncipe Harry. Ahora la actriz dejará de pasearse por los platós donde rodaba su serie de televisión, ‘Suits’, para hacerlo por las propiedades de la Familia Real Inglesa.

Entre ellas el palacio de Buckingham, lugar emblemático de Londres que ya visitó cuando era una adolescente de 15 años durante un viaje de estudios por Europa. Este será a partir de ahora un lugar en el que ella estará como en casa a menudo, ya que son muchos los actos y eventos oficiales que se celebran allí relacionados con los Windsor.

Pero según afirma una de sus mejores amigas en aquel entonces, Ninaky Pridi, en declaraciones recogidas por el Daily Mail, asegura que Meghan ya estaba entonces obsesionada con la Corona británica: “Es como si ella lo hubiera estado planeando toda su vida. Ha conseguido lo que realmente quería y Harry ha caído en su juego”.

Y continua diciendo: “Siempre se sintió fascinada por la familia real. Ella quiere ser la princesa Diana 2.0. Desempeñará su papel hábilmente, pero mi consejo para Harry es que se ande con cautela”. Unas declaraciones que se suman a las que ya dijo la hermanastra de Markle, Samantha Grant, que la llamó “narcisista, egoísta y calculadora”, y afirmaba que “desde pequeña Meghan estuvo muy interesada en todo lo relacionado con la familia real británica y siempre ha soñado con convertirse en princesa”.