Recientemente Meghan Markle ha viajado hasta Nueva York para celebrar su baby shower. Una fiesta donde acudieron unas 15 personas entre las que se encontraban algunas de sus mejores amigas como Serena Williams y Amal Clooney, que según recoge el portal de noticias Tatler, fueron las encargadas de que no faltase detalle.

Una baby shower que tuvo lugar en el penthouse del lujoso Mark Hotel, la fiesta estuvo decorada con peonías (una flor carísima), se contrató a la artista Erin Hill, había máquinas de algodón de azúcar y Meghan regaló a todos sus invitados un juego de maletas Away?

¡Un montón de detalles que elevaron costosamente el precio de esta celebración que según publican pudo llegar a costar más de 83 mil dólares!