Meghan Markle acaba de estrenarse en su primer acto oficial en solitario. La fecha no parece haberse escogido al azar, ya que hace justo un año se hacía oficial su relación con el príncipe Harry cuando acudían juntos a los Juegos Invictus de Toronto.

Ahora la Duquesa de Sussex ha asistido a la Real Academia de Arte de Londres con un diseño de Givenchy, la misma firma por la que optó para su vestido de novia. De negro, con mangas transparentes y terciopelo en el escote, el modelo resaltaba su figura.

Para complementar el look ha optado por unos sencillos pendientes de diamantes y clutch y stilettos negros, acordes con el vestido.