Celebrities » Sangre Azul

UNA CEREMONA MUY ÍNTIMA EN LA CAPILLA DEL PALACIO DE ST JAMES

Kate Middleton y el príncipe Guillermo, orgullosos papás en el bautizo del príncipe George

Por fin llegó el gran día del bautizo del príncipe George, un acontecimiento histórico que se ha llevado a cabo de forma íntima en la capilla del palacio de St James. Puntuales llegaban los 22 invitados junto a los 7 padrinos con los que el principito ha contado. Los felices y orgullosos papás han estado al lado de su pequeño en un día en el que George acapara todas las miradas. Vestido con una réplica del faldón de encaje que lució la princesa real Victoria el día de su bautismo en 1.894, el primogénito de los Duques de Cambridge ha recibido el bautismo.

Publicidad

El príncipe George junto a sus padres en la iglesia

Muchos eran los londinenses que se agolpaban a las puertas del palacio de St James para presenciar un acontecimiento histórico: el bautizo del príncipe George de Cambridge.

Muy puntales llegaban a la ceremonia los primeros invitados entre los que se encontraban su abuelo, el príncipe Carlos. La lista de asistentes ha sido sólo de 22 entre los que estaban los familiares y amigos más allegados así como los siete padrinos con los que ha contado el pequeño.

Con tan sólo tres meses de edad, el tercero en la línea sucesora de la corona británica ha acaparado todas las miradas. Acompañado por sus padres, el príncipe Guillermo y Kate Middleton, el pequeño hacía acto de aparición precedido por sus padrinos: el amigo de la universidad de sus padres Oliver Baker; la que fuera compañera de la Duquesa de Cambridge, Emilia Jardine-Paterson: el Conde de Grovesnor, hijo del Duque de Westmister; Jamie Lowther-Pinkerton, que sirvió de secretario privado a Kate y Guillermo; Julia Samunel, amiga íntima de la princesa Diana; Zara Tindall, prima del príncipe; y William van Custem, amigo de la infancia del mismo.

Tras ellos llegaba la familia real, encabezando la comitivala reina Isabel y el Duque de Edimburgo, seguidos del Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles y, por último, el pequeño George en brazos de sus orgullosos papás.

El príncipe ha sido bautizado con agua del río Jordan y ha lucido una réplica del largo faldón de cristianar, utilizado en los bautizos de todos los niños de la Familia Real inglesa en los últimos cien años.

Publicidad