La princesa Catalina de Cambridge no deja de ocupar las portadas de todo el mundo ni con la intervención de sus abogados. Cuando parecía que todo se había acabado tras la sentencia del El Tribunal de Nanterre, que ordenó la 'detención' de las famosas fotografías por la revista Closer, Kate vuelve a tener un pequeño descuido en el aeropuerto de Brisbane, en Australia, donde el viento le jugó una mala pasada levantándole el vestido y ¡ups!, se le vieron las bragas.

Ya es tener mala suerte que se te levante el vestido en medio de la gente, pero peor es cuando encima hay un cámara grabándolo. Pues eso fue lo que le pasó a la mujer del Príncipe Guillermo, que a pesar de que intentó sujetarse el largo del vestido, no pudo evitar que el aire hiciese de las suyas.

Y no el aire, pero sí la revista danesa Se og Hør ha sido la responsable de publicar más de 60 fotos a 16 páginas del topless en un especial de la semana, y no conforme con eso ha anunciado su editor jefe que aun podría publicar unas fotos mucho más escandalosas de Catalina.

En ellas se vería a Middleton mientras se cambiaba la parte de debajo del bikini, en la terraza del castillo de la Provenza, el mismo sitio donde le pillaron en topless. Parece que la Duquesa no gana para disgustos...