Hace unas semanas, Froilán regresó de Estados Unidos para volver a dar guerra en la noche madrileña. El adolescente está a punto de cumplir 18 años y lo cierto es que está aprovechando el final de su minoría de edad al máximo. Si hace dos fines de semana pudimos verle en el reservado del exclusivo Teatro Barceló, el pasado viernes volvió a darlo todo por los garitos de la capital.

Sin embargo, mientras él se lo estaba pasando de maravilla en la discoteca con sus amigos, su padre Jaime de Marichalar estaba en casa de lo más preocupado al ser las cuatro y media de la mañana y no tener noticia alguna de su hijo. Así, el exmarido de la Infanta Elena decidió tomar cartas en el asunto y mandó a una patrulla de policía a recoger a Froilán en el local nocturno.

Los agentes se personaron en la discoteca e intentaron llevar de vuelta a casa al adolescente, pero Froilán fue más listo y logró zafarse de ellos escondiéndose en una sala del club hasta que se fueran. Finalmente, acabó volviendo a casa por sus propios medios, un comportamiento que no debió importarle en demasía a su padre, pues al día siguiente volvió a salir de fiesta por el centro de Madrid.