Celebrities » Sangre Azul

ÚLTIMO ADIÓS A María de la Concepción Sáenz de Tejada

Jaime de Marichalar acude al funeral de su madre acompañado de sus dos hijos

Medio millar de vecinos de Soria han despedido este sábado a María de la Concepción Sáenz de Tejada, madre de Jaime de Marichalar, y conocida durante años como "doña Concha" en la capital del Duero. El ex duque de Lugo ha llegado a la iglesia de la mano de sus dos hijos, Felipe Juan Froilán y Victoria Federica, que ha regresado del internado inglés en el que estudia para despedir a su abuela.

Jaime de Marichalar, junto a sus hijos Felipe Juan Froilán y Victoria Federica

GTRES Jaime despide a su madre

Publicidad

Los vecinos se han agolpado al rededor de la iglesia románica de Santo Domingo, donde descansa ya doña Concha junto al que fue su marido Álvaro Marichalar. Los asistentes también han tenido ocasión de dar el pésame a los hijos de la finada en el paseo de cien metros que han recorrido desde el palacio de los San Clemente, residencia de los Marichalar en Soria, y la iglesia románica.

El alcalde de Soria, Carlos Martínez, que ha asistido a la misa-funeral, ha asegurado que con el fallecimiento de la madre de Jaime de Marichalar "se ha ido un pedazo de historia de la ciudad". Martínez, que tuvo oportunidad de conocer en vida a doña Concha, ha señalado que fue una personalidad entrañable, "con un trato fácil y una conversación muy agradable, sin prisas".

Además ha reconocido que la finada era un personaje que sabía lo que significaba para Soria y que tenía a la discreción como una de sus señas de identidad. En las temporadas que residía en Soria, Doña Concha, era una vecina más, a la que se podía ver desde realizando la compra hasta asistiendo a algún acontecimiento cultural.

La abadesa de las madres clarisas, Ignacia María, ha recordado que doña Concha mantuvo relación con la comunidad cristiana durante años, "con sinceridad y entrega". Doña Concha, que alternaba su residencia entre Madrid y Soria, descansa ya junto a su esposo, Álvaro de Marichalar y Bruguera.

Publicidad