La infanta Sofía siempre acude a cualquier lugar con la compañía de sus padres, la reina Letizia y el rey Felipe, y su hermana mayor, la princesa Leonor. Siempre a la sombra de esta, en esta ocasión ha sido ella la que se ha llevado todo el protagonismo.

La hija menor de los Reyes de España ha acompañado a su padre a ver a su abuelo, Don Juan Carlos, que desde el sábado pasado se encuentra ingresado en la clínica Quirón tras someterse a una operación de corazón.

La infanta llegaba sentada de copiloto en el coche conducido por el rey Felipe. Al salir protagonizaba una divertida anécdota, ya que en vez de ir por delante del vehículo, ha intentado dar la vuelta por detrás.

Aunque haya sorprendido que en esta ocasión haya acudido sola sin su hermana, no es la primera vez que se separan ya que el Rey ha acudido a partidos del Real Madrid y el Atlético de Madrid con cada uno de ellas.

Seguro que te interesa...

Así evitarán la princesa Leonor y la infanta Sofía a sus primos Urdangarín este verano