La familia de Meghan Markle ya está en Londres pese a que no han sido invitados a su boda con el príncipe Harry. Concretamente se trata de Tracy Dooley, la exmujer de su hermanastro Thomas Markle Jr., y sus sobrinos, Tyler y Thomas Dooley. Todos han llegado junto a una mujer que todavía no ha sido identificada.

Aunque no se sabe con seguridad el motivo de su presencia en la capital inglesa, parece ser que esta se debe a que participarán en un programa de televisión. Una no muy buena noticia para Meghan, que encima acaba de sufrir un varapalo tras hacerse oficial que su padre, Thomas Markle, no será quien la acompañe al altar.

La hija de este y hermanastra de Meghan, Samantha, ha asegurado que su padre accedió al pacto con los paparazzis por su culpa: “Fue mi idea que se hiciese esas fotos para que diesen una imagen positiva de él. Yo soy la culpable de ellas”.