La Reina Letizia ha presidido un año más la tradicional cuestación del Día de la Banderita en una mesa ubicada ante la sede de la Cruz Roja.

Vestida de rojo y blanco, ha sorprendido a los medios de comunicación que se encontraban cubriendo el acto bajando de la tarima con hucha en mano para acercarse hasta ellos y pedirles un su colaboración. Un simpático gesto que ha provocado que tanto cámaras, como fotógrafos y periodistas tuvieran que echar mano a su bolsillo en busca de alguna moneda.

Han sido también muchos otros los que se han acercado hasta allí para hacer su aportación solidaria, como mamás con hijos, a los que Doña Letizia ha atendido muy cariñosamente, además de un grupo de moteros del club madrileño Harley Davidson, que ya se han convertido en una tradición en este día, o el padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz.