Meghan Markle y el príncipe Harry están disfrutando muchísimo de su viaje a África. Si durante la primera jornada en el país los Duques de Sussex se divirtieron bailando al ritmo de la música propia del país y Meghan dio un discurso en el que habló de sus orígenes birraciales, la segunda jornada también ha dado mucho de sí.

La pareja ha optado por un look informal para visitar algunas ONGs de la zona, incluidas aquellas a las que destinaron dinero después del nacimiento de su pequeño. Allí han charlado con monitores que utilizan este deporte con el fin de proporcionar servicios de salud mental para jóvenes vulnerables en riesgo de exclusión social.

Pero uno de los momentazos que han protagonizado ha sido cuando se han dado un espontáneo beso delante de todo el mundo y de las cámaras, que han captado un momento inolvidable con el que Meghan y Harry han demostrado que están tan enamorados como el primer día.

Un beso de película que ha hecho las delicias de los presentes, y es que si por algo es querido el matrimonio es por su espontaneidad. Así además Harry ha acudido a la Unidad de Marina de Ciudad del Cabo, donde no ha dudado en subirse a uno de los barcos, mientras tanto Meghan se ha ausentado, seguramente para ir a ver qué tal se encontraba su hijo.

Seguro que te interesa...

El deslumbrante vestido de invitada de Meghan Markle