Hace unos días que saltó la noticia de que el príncipe Harry y Meghan Markle están esperando su primer hijo y desde entonces no han dejado de ser, ahora más que nunca, el foco de todas las miradas.

Sin embargo, los duques de Sussex han tomado una decisión de lo más importante que podría cambiar el futuro de su primer hijo. Y es que el diario The Times ha publicado en exclusiva que la pareja ha decidido que su hijo o hija no tenga un título oficial. De este modo, el debé ocupara su puesto como séptimo en la línea de sucesión al trono británico, después de su padre y será desplazado igual que él por los futuros hijos de los Cambridge, pero no tendrá un título de la realeza, a diferencia de sus primos George, Charlotte y Louis, dos príncipes y una princesa.

Tal y como explican, con esta decisión el matrimonio pretende que el pequeño tenga "una vida relativamente normal", un hecho de lo más importante para Harry y Meghan sobre el futuro de sus hijos, ya que ambos han experimentado en su propia piel lo que es vivir bajo el foco mediático.

Esto significa, que los duques de Sussex seguirán los pasos de lo que hicieron la princesa Ana y el capitán Mark Phillips con sus hijos, Peter y Zara, que también renunciaron a cualquier título para que pudieran desarrollar su vida como ellos decidieran.