Carlota Casiraghi y Dimitri Rassam se dieron el primer 'sí, quiero' hace más de un mes en Mónaco en una boda de lo más curiosa con un final muy divertido. Después decidieron pasar por el altar en una segunda boda religiosa y más familiar, un detalle con mucho significado para Carolina de Mónaco.

Ahora la luna de miel tendrá que esperar, pues los recién casados se han embarcado en unas vacaciones junto a su hijo en común Balthazar, la pequeña Dayra, hija del productor de cine con su ex mujer, y Räphael, hijo de Carlota fruto de su anterior relación con el actor francés Gad Elmaleh.

La pareja lleva más de una semana navegando por la costa italiana a bordo de Pacha III, el yate de la familia Grimaldi. Unas vacaciones que han sorprendido mucho por la naturalidad del look con el que se ha visto a Carlota, en unas imágenes que ya están dando la vuelta al mundo y que puedes ver pulsando el play de arriba.

Con una camisa azul de cuadros arrugada, moño despeinado y nada de maquillaje, así ha aparecido la royal en la portada del citado medio, un look que ha sorprendido mucho viniendo de ella, que es considerada una de las más elegantes de todas las casas reales, pero al parecer se ha querido tomar también unas vacaciones respecto a la moda.

Algunos medios franceses contaban algunos de su relajante viaje: "Así es como querían pasar su luna de miel, amorosa y a la vez con sus tres pequeños", y añade que no han estado solos, también han tenido ayuda de una niñera y un chef para relajarse de vez en cuando y descansar de los niños.

Seguro que te interesa...

Carlota Casiraghi homenajea a su abuela Grace Kelly con sus tres vestidos de boda