Aunque todo ha quedado en un susto, la princesa Beatriz de York ha organizado hace unos días una fiesta en la que rajó accidentalmente la cara a uno de nuestros VIPs. Varios rostros conocidos, sobre todo del panorama británico, acudieron a la celebración, entre ellos James Blunt y Ed Sheeran.

Los cantantes, junto a la hija del príncipe Andrés y Fergie, se han convertido en los grandes protagonistas de la noche, ocupando decenas de titulares por todo el mundo entero. Blunt le pidió a Beatriz que le nombrara caballero, poniéndose de rodillas y esperando que la Princesa pusiera sobre sus hombros una espada.

En un primer momento, los hechos transcurrieron con normalidad, la nieta de la reina Isabel agarró fuerte una espada y, justo cuando la echó hacia atrás para nombrar Sir a James, rozó y cortó la cara al intérprete de 'Thinking Out Loud'. Los amigos de la Princesa estallaron en gritos de asombro y miedo, tras presenciar lo ocurrido.

La hija de los Duques de York se quedó totalmente compungida y el que ha ganado dos premios Grammy tuvo que ser trasladado de inmediato al hospital más cercano, donde tuvieron que coserle y darle varios puntos de sutura, según han informado varios medios británicos.

"Blunt le preguntó si podía nombrarle caballero y la princesa apareció con una espada ceremonial. James se arrodilló y Beatriz le puso la espada encima, pero no calculó bien y le cortó la cara a Ed. La gente empezó a chillar y a decir que podría haberle sacado un ojo", aseguró un testigo.