Tal y como ha informado la Casa Real a través de un comunicado, el príncipe Federico de Dinamarca tendrá que llevar collarín al menos doce semanas tras el aparatoso accidente que sufrió saltando en una cama elástica que le provocó una fractura de cervicales.

El hijo de la reina Margarita ha tenido así que suspender algunos actos oficiales tras el suceso, como el del viernes pasado en el que iba a recibir a los deportistas daneses de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

“No es tan raro lastimarse en una cama elástica cuando usted tiene casi 50 años”, ha dicho la madre del príncipe al respecto, queriendo quitar así hierro al asunto.