La catedral de San Nicolás de Mónaco ha sido la elegida para celebrar el bautismo a las que han acudido al rededor de 700 invitados. De entre la familia de Alberto, han destacado la princesa Carolina de Mónaco, acompañada de sus hijos Andrea y Pierre Casiraghi y también de Alexandra de Hanover.

Carlota Casiraghi y Tatiana Santo Domingo han sido las grandes ausentes en el bautizo de Jacques y Gabriella de Mónaco, una ceremonia casi de estado en el que el pueblo del Principado de Mónaco ha sido partícipe.

La prima de los dos pequeños no ha podido deslumbrar con toda su belleza en un momento tan familiar. Por su parte, la esposa de Andrea Casiraghi, tampoco no ha podido asistir a la ceremonia ya se acaba de ser madre y se ha qudado al cuidado de su pequeño.

Estefanía de Mónaco también ha estado presente junto a sus tres hijos Pauline y Louis Ducruet y Camille Gottlieb. Toda la familia ha querido apoyar a los felices papás en un momento tan especial como este.

Los padrinos de la ceremonia, Christopher Le Vine Jr., hijo de uno de los primos hermanos de Alberto, se convertía en el padrino de Jacques y la madrina del pequeño heredero era Diane de Polignac Nigra, quien formaba parte de la familia de Alberto por parte de padre.

El padrino de la pequeña Gabriella ha sido el hermano de Charlene, Gareth Witsstock y la madrina Nerine Pienaar, la mujer de François Pienaar, jugador de rugby sudadfricano.