Desde que la relación entre Zayn Malik y Perrie Edwards comenzase en el 'backstage' de la edición británica de 'The X factor' en 2011, la pareja de artistas se había convertido en una de las más populares y seguidas del panorama pop internacional.

Cuando parecía que los cantantes se encontraban en su momento más dulce como consecuencia de los éxitos profesionales de ambos y de haberse centrado en su relación, que parecía más consolidada que nunca tras el anuncio de su mudanza a una casa en Hertfordshire, Inglaterra, se ha producido la temida ruptura entre los artistas.

Al parecer, Zayn fue el encargado de dar el paso de romper su compromiso con la chica de Little Mix para, semanas más tarde, poner tierra de por medio entre ambos cortando todo tipo de relación con ella.

"Zayn y Perrie han luchado por abrirse camino como pareja en los últimos meses. Ella ha estado de gira y él se ha centrado en el segundo capítulo de su carrera. Apenas se han visto y no han tenido sexo en dos meses. Cuanto más lejos estaban, más ansiosa estaba ella (Perrie) y más presionaba a Zayn para fijar la fecha de la boda. Ella ha presionado y presionado y al final él ha dicho que no quiere casarse", ha declarado una fuente cercana al portal HollywoodLife.

El romance entre Malik y Edwards siempre ha estado en el punto de mira. Las continuas faltas de Zayn hacia Perrie y los rumores de infidelidad han sido una constante en la historia de esta pareja que no ha podido tener su final feliz.

Según ha revelado otra fuente a la revista People, "Perrie está muy afectada por la ruptura y ha estado llorando mucho durante la gira. Afortunadamente, sus compañeras de banda han estado apoyándola. Ha puesto su mejor cara para la promoción de us banda, pero está devastada".