Desde que Taylor Swift rompió con Calvin Harris para comenzar una relación con Tom Hiddleston, con el que rompió tres meses después de empezar, el corazón de la cantante ha decidido tomarse un tiempo.

Aunque la artista siempre se ha caracterizado por echarse un novio detrás de otro (eso sí, todo muy estable y romántico), parece que esta vez todo es diferente. Taylor ha decidido tomarse un tiempo y centrarse en sí misma.

Ahora la artista disfruta de la compañía de su familia y amigas, con las que la hemos visto aparecer en público en varias ocasiones y quienes se han convertido en uno de sus mejores apoyos. ¡No hay nada como un buen 'squad'!