El vestuario vuelve a jugársela a nuestras celebrities. Esta vez ha sido Taylor Swift quien ha pasado un mal trago en medio del concierto que dio el pasado sábado en San Luis, Misuri.

La joven estaba cantando uno de sus grandes éxitos, You belong with me, cuando su vestido decidió tener su momento estelar. La falda, plisada y con un generoso vuelo, se levantó al más puro estilo Marilyn Monroe. Di que sí, ¡que corra el aire!

Durante esos breves segundos pudimos descubrir uno de los secretos 'mejor tapados' de las famosas y es que resulta que Taylor también se apunta a eso de llevar 'braga-faja'..., ¡y de color carne! Está claro que lo de glúteos y abdomen firme no es apto para todas, así que hay que apañárselas para que todo esté en su sitio aunque sea a costa de llevar puestas unas bragas de abuela. Si total no se van a ver..., ¡o eso pensó la cantante!

Taylor Swift salió airosa, nunca mejor dicho, del indicente y continuó con su concierto como si nada hubiera pasado. ¡Qué profesional está hecha! Seguro que la próxima vez, además de cantar, se acuerda de en qué parte del escenario colocan la máquina de aire...