Carlos Vives vivió una anécdota de lo más peliculera durante su concierto en Toronto, Canadá, cuando una fan del colombiano irrumpió como una loca en el escenario y se lanzó a dar un apasionado beso al cantante.

La seguidora, sin pensarlo dos veces, se lanzó a su cuello y le metió un morreo en toda regla, y, aunque algunos defienden que Carlos intentaba apartarse, para otros estaba claramente encantado con el momentazo y no hizo por despegarse de la joven.

¿Qué pensará ahora su mujer, Clauida Elena Vázquez?