Selena Gomez sabe que si algo no le gusta, es mejor pronunciarse. O así lo ha dejado claro después de que escribiera un fuerte mensaje a través de su cuenta personal de Instagram en el que ha expresado que no está nada contenta con el escrito de su entrevista para la revista Elle.

Y es que después de haber sacado en exclusiva las primeras palabras de la cantante sobre la sobredosis de su amiga Demi Lovato, el medio ha provocado que la artista se sintiera mosqueada con ellos ya que el texto que se ha leído ha sido muy diferente a lo que ella esperaba que saliera.

Parece que el motivo real de la entevista en principio era para que la ex estrella de Disney hablara sobre su trabajo y los recientes cambios que ha hecho en su vida después de haber afrontado una etapa muy difícil con su trasplante de riñón.

Pero después de ver el resultado final, la triunfita se ha dado cuenta el texto final se ha enfocado en todo menos eso: "Estoy un poco triste aunque no sorprendida". Aclarando que ella "tenía tres propósitos con la entrevista: mi trabajo con A21, mi nueva colección con Coach y la música nueva".

Consciente de que su vida privada siempre será de interés para muchos, ha confesado que se siente "agradecida por mi posición y siempre encontraré maneras de trabajar para los demás para devolver lo que me han dado...". Y ha agregado que como "siempre trabajaré para asegurar que lo que es público represente mi verdad" ha compartido algunas fotos de todos aquellos detalles que poco se mencionaron en el texto.