Demi Lovato y sus adicciones sigue dando de qué hablar. Acompañada de sus seres queridos, la cantante lleva varios días ingresada en el hospital por una presunta sobredosis que sufrió tras celebrar el cumpleaños de una de sus bailarinas.

Después de filtrarse la llamada de emergencia, fuentes del portal de noticias TMZ han confesado que cuando su asistente la encontró se pensó que estaba muerta y que fue su guardaespaldas el que consiguió reanimarla con técnicas de primeros auxilios.

Tras una serie de complicaciones, la cantante ha recapacitado sobre su recaída y ha decidido regresar de manera voluntaria a rehabilitación.

Una decisión que su familia y amigos más cercanos han considerado lo mejor para ella. "Ella necesita salir de todo este sistema en el que ha estado desde que tenía 13 años", comenta la fuente.