Taylor Swift ha ganado el juicio contra el locutor de radio que le manoseó el trasero en 2013, cuando se conocieron y posaron juntos para unas fotos antes de un concierto. El jurado ha considerado probado que la cantante fue víctima de una agresión sexual por parte de David Muller, quien la deberá compensar simbólicamente con un dólar.

El hecho de que Taylor pidiera solo un dólar de indemnización tenía como fin que el juicio sirviera “de ejemplo a otras mujeres que pueden resistirse a revivir públicamente actos igual de humillantes e indignantes”.

Por otro lado, el mismo jurado determinó también que la madre de Taylor, Andrea, y uno de sus representantes estaban en su derecho de informar de la agresión a la emisora de radio en la que trabajaba el locutor, de la que fue despedido. Y es que Muller los había demandado a ambos, al igual que a Swift, a la que pedía tres millones de dólares de indemnización por haber perdido su trabajo.

En un comunicado la artista quiso dar las gracias al juez, al jurado y a su equipo de abogados, así como a “cualquiera que se sienta silenciado por una agresión sexual”. Además, reconoció su situación de privilegio en la sociedad, y espera ayudar a “aquellas personas cuyas voces también deben oírse”, por lo que hará donaciones a las organizaciones que trabajan en la defensa de víctimas de agresiones sexuales.