Taylor Swift ha protagonizado una de las ausencias más comentadas de los MTV Awards 2016. La cantante fue despedida de su puesto de trabajo porque ella misma no se sintió preparada para comprometerse a desarrollarlo de manera pertinente, según ha informado el portal de noticias TMZ.

La cantante tenía un compromiso con los Estados Unidos: fue llamada para ser jurado en un caso donde se implica a un hombre que penetró a una mujer con un objeto sin filo. Sin embargo, el juez le despidió cuando ella le dijo que no podía ser imparcial en un caso así, ya que ella había vivido una situación parecida en el pasado.

La mayor parte del tiempo, la intérprete de 'Shake it Off' y el resto del jurado, estuvieron haciéndose fotos y pasando un rato entretenido. Incluso Swift se puso a firmar autógrafos… Sin embargo, justo en el momento en el que las cosas se empezaron a poner serias, la ex de Calvin Harris solicitó que le dejaran abandonar su puesto de trabajo.

La compositora le explicó (al juez) que tiene un caso pendiente en la Corte de Colorado en contra del expresentador de radio David Mueller, quien supuestamente metió la mano por debajo de la falda de Tay -sin su consentimiento- en el backstage durante uno de sus conciertos.