A Taylor Swift la alegría le duró bastante poco. La cantante protagonizó uno de los momentos más divertidos de la última gala de los Grammy, la similitud del inicio del título del álbum de Daft Punk, 'Random Access Memories', es muy parecido 'Red', el nombre del disco de la princesa del country y esto provocó una gran confusión a Taylor.

Y es que cuando empezaron a decir el nombre del ganador, tanto Swift como sus acompañantes, se vieron invadidos por el sentimiento de euforia, pero este les duró muy poco porque pronto se dieron cuenta de que el ganador era otro: el grupo Daft Punk.

Así podemos ver la cara de sorpresa a la par de decepción que protagonizó la cantante de country y que captaron todas las cámaras, convirtiéndose en uno de los mejores momentos de los premios Grammy. Y es que además de protagonizar una actuación de esas que dejan a todos con la boca abierta, la suya se abrió más de la cuenta por unos segundos... ¡Qué bajón le tuvo que dar!