¡Guerra de divas! Motivada por los celos o por el simple hecho de defender a los fans de Justin Bieber, Selena Gomez no dudó en criticar el hecho de que su ex cerrase su perfil de Instagram: "Si no puedes manejar el odio, entonces deja de publicar imágenes con tu novia. Debería ser especial y quedarse solo entre vosotros. No te enfades con tus seguidores. Ellos te quieren y te apoyan desde antes que nadie lo hiciera", escribió la artista. Aunque después pidió perdón y dijo que "fue egoísta", Sofia Richie no se ha tomado nada bien las palabras de Gomez y le ha mandado una indirecta.

"#Purposetour todavía sigue... La música sigue llegando... Quieran lo que deseen...Paren el maldito odio... ¡¡Quiéranse!!", escribió la modelo en su perfil de Twitter. No sabemos si es que a Justin no le ha hecho mucha gracia que su novia y su ex se puedan enzarzar en una batalla 2.0 pero lo cierto es que su actual chica ha preferido borrar el mensaje para no incentivar la polémica.

Bieber ha querido regalarse un capricho después de todo lo sucedido y se ha comprado una casa en Lanzarote por cinco millones de euros. ¡Sí sí como lo lees! El artista ha adquirido una propiedad en España. ¡Sus fans españoles estarán como locos!