La Agencia Tributaria ha denunciado a Shakira frente a la Fiscalía por un presunto delito fiscal entre 2011 y 2014. Hacienda cree que la cantante colombiana debería haber declarado sus ingresos como residente en España, no sólo los aquí obtenidos sino también los generados en el extranjero. La cantante se estableció oficialmente en España en el año 2015, pero Hacienda sostiene que debería haber pagado el IRPF durante los cuatro años anteriores pues ya residía en España.

La cantante formalizó su relación con Gerard Piqué en 2011 y tuvieron a su primer hijo en 2013. Sin embargo, el entorno de Shakira asegura que en aquella época ella pasaba la mayor parte del tiempo fuera de España y que la mayoría de sus ingresos provenían del extranjero. Además, aseguran que ella siempre ha cumplido con sus obligaciones fiscales y que se trata de una diferencia de criterio y no de ocultamiento fiscal.

Pero Hacienda considera que esto podría ser un delito agravado por la enorme cantidad de dinero a deber, una cifra que podría ascender a decenas de millones de euros. Lo que podría suponer una pena de prisión de dos años para la colombiana.

Parece que este nuevo año también va a ser complicado para la familia Piqué-Mebarak.