Todos sabemos qué se siente cuando un amigo graciosillo aparece en medio de la nada y te pega un susto de muerte. Lo que no sabemos es cómo reaccionaríamos si ese mismo nos lo da ante miles de persona. Shakira sí sabe cómo es...

En su último concierto, celebrado en el Estadio Caliente de Tijuana, la cantante colombiana se quedó de piedra. Y es que, por primera vez en su carrera, estuvo quieta más de dos segundos en el escenario y no porque le diese un tirón en sus incansables caderas, no.

La novia de Gerard Piqué estaba despidiendo el show cuando apareció a sus espaldas un fan mexicano que había conseguido pasar las medidas de seguridad. El joven le tocó en la espalda para pedirle una foto. Shakira, boquiabierta, pegó un salto y retrocedió varios pasos. Después, ni una palabra: sólo supo poner cara de foto y sonreír.

Al final, la colombiana se recuperó y siguió dándole al 'meneito' de cadera para poner punto y final a una noche que no olvidará. Y el espontáneo, que casi le mata de un susto, tampoco... porque se fue a casa con su tan buscada foto. ¡Lo que hay que hacer para subir una buena foto a Twitter!