Selena Gomez se ha convertido en una de las protagonistas de los American Music Awards 2014 gracias a su espectacular performance. La cantante sacó toda su emoción y sentimiento sobre el escenario e interpretó su más reciente éxito 'The Heart Wants What it Wants', dejando a todos los asistentes a la gala con la boca abierta.

Y es que era la primera vez que Selena interpretaba este tema en directo, y para ello contó con una gran puesta en escena con imágenes proyectadas, en el que apareció descalza y con un vestido nude de lo más sexy diseñado por Giorgio Armani.

Pero lo que más conmovió al público fueron las lágrimas de la cantante a la que pudimos ver visiblemente emocionada durante toda la canción, y es que parece que Selena no olvida ni supera su desamor con Justin Bieber. ¡Pobre Selena!