Pese a que hace unos días salió a la luz una conversación de móvil en la que Justin Bieber y Selena Gomez rompían su relación, eso no quita que la cantante no siga preocupándose por él.

Así, en cuanto se levantó con la noticia de que su ex había sido detenido por conducir bajo los efectos de las drogas y el alcohol en una carrera ilegal, no dudó en llamar a la madre del canadiense, Pattie Mallette, para mostrarle su preocupación sobre lo que estaba sucediendo y mostrarle su apoyo.

Según informa el portal HollywoodLife, Sele le ofreció su ayuda y comprensión, esperando que Bieber vea esta situación como una llamada de atención y se ponga las pilas antes de que sea demasiado tarde. Pero sobre todo, se mostró contenta porque no hubiera heridos.

Tan nerviosa se ve que le puso la detención de Justin, que poco después fue pillada por los paparazzi en una gasolinera comprando tabaco. ¿Trataría así de apaciguarse?