Salvador Sobral ha tenido que ser ingresado en el Hospital de Santa Cruz (Carnaxide) para ser intervenido cuanto antes debido a que su corazón está muy débil y necesita ser trasplantado de urgencia. Tal y como han informado, aún no han encontrado un corazón compatible con el del ganador de la última edición de Eurovisión.

El artista se encuentra monitorizado y muy controlado por los médicos. Ahora mismo está enchufado a una máquina que le ayuda a mantenerse estable hasta que llegue el corazón que está esperando. Fueron los mismos médicos los que aconsejaron al cantante que mantuviera un ritmo de vida sin sobresaltos. Pese a este consejo, Salvador quiso representar a su país en Eurovisión.

Hace apenas unos días el cantante publicó un comunicado en el que anunciaba su retirada de los escenarios por motivos de salud, tan solo dejó uno de los conciertos previstos para así despedirse de sus seguidores.

"No es un secreto para nadie que mi salud es frágil. Tengo un problema y debo entregar mi cuerpo a la ciencia y retirarme de los escenarios y de la música en general. Ir a un mundo en el que se resuelvan mis problemas. Seguramente, ese problema quedará resuelto, pero no sé cuándo", decía el artista en su perfil de Facebook.