Salvador Sobral, el ganador de Eurovisión 2017, ha visto como su estado ha empeorado tras el trasplante de corazón al que se sometió hace unos días.

Un fallo en los riñones ha sido el culpable: “Hubo algunos contratiempos en estos últimos días, no obstante, la situación está estabilizada”, asegura una fuente cercana al cantante a un medio luso.

Parece ser que los problemas comenzaron a darse en el sistema urinario, lo que acabó afectando a los riñones, pero consiguió estabilizarse gracias a la medicación que le suministraron.

Todavía es pronto para poner una fecha al alta ya que, tal y como revela la misma fuente, “la situación es muy delicada y no se van a arriesgar”.