Coachella está dejando a muchas de las celebrities con el 'culo al aire'. La última en protagonizar otra historia ha sido Rihanna, que ha sido grabada durante el festival consumiendo, aparentemente, algún tipo de sustancia 'estupefaciente' con un canuto en la mano y después tapándose la nariz.

En otras ocasiones ha sido noticia por el consumo de cocaína, y según el clip de 15 segundos, todo apunta a que se trataría de la misma sustancia. Pero la de Barbados se ha apresurado a comentar que, en realidad, lo que estaba haciendo en ese momento era liarse un porro.

La cantante es muy amante de cualquier sarao que se precie y es amiga también de desbocarse y pasárselo en grande, a veces traspasando el límite de lo que es una fiesta sana. Las imágenes en vídeo han dado la vuelta a la red y han generado multitud de especulaciones sobre lo que estaba haciendo en ese momento.