Robbie Williams ha concedido una entrevista al diario británico The Sun para hablar de sus problemas de salud mental. No es la primera vez que habla de ellos, pero sí la primera que lo hace abiertamente contando el infierno con el que convive.

Tengo una enfermedad que quiere matarme y está en mi cabeza, así que tengo que protegerme de eso”, ha declarado, y añade: “Afortunada y desafortunadamente, si me limito a mis propios recursos, me inclino a sabotearlo todo”.

Así explica lo que pasa por su cabeza: “A veces me abruma y a veces es una herramienta que necesito para subir al escenario. A veces vivo feliz y es maravilloso. Pero la mayoría de las veces soy humano, trato de lidiar con las pruebas y tribulaciones de lo que sucede en mi cabeza”.

Robbie suspendió el pasado mes de septiembre su gira de conciertos en Moscú y San Petesburgo por enfermedad, y es que es muy difícil de olvidar lo que le sucedió el pasado 2 de septiembre en Zúrich: “Mi brazo izquierdo se entumeció y no dejaba de babear por un lado de la boca. Tenía dolor de cabeza y también problemas para respirar”.