No sorprende a nadie que de nuevo sea Robbie Williams el encargado de protagonizar alguna polémica, y es que no es la primera vez que el cantante la lía con sus gestos y con algunos detalles que tiene con sus fans. Esta vez ha sido durante el concierto que ofreció el pasado 31 de diciembre en el Central Hall Westminster de Londres que se retransmitió en directo.

Las cámaras de la BBC consiguieron captar todo. El cantante bajó del escenario para estar cerca de sus fans mientras les deleitaba con 'Auld Land Syne', y las primeras filas del público dieron la mano y abrazos a su ídolo, e hicieron todo lo posible por inmortalizar el momento sin parar de disparar selfies.

Y aunque muchos quedaron maravillados después de haber tocado al intérprete, parece que a él no le hizo tanta gracia. Al regresar al escenario se lavó las manos con un líquido desinfectante que tenía al lado de su micrófono. Esto no pasó de largo ante las cámaras de la BBC, que lo grabaron y que se ha difundido a gran velocidad y ha recibido muchas críticas y muchos chistes.

Pero no todos se lo han tomado a mal, y algunos de sus seguidores sostienen que formaba parte del show, pues no se escondió para hacerlo y puso cara de desagrado mientras lo hacía y miraba a sus fans.