La presión a la que ha estado sometida Rita Ora en los últimos meses ha hecho que la cantante haya tenido que ser ingresada en un centro de salud el mismo día  de la resolución del juicio por el robo producido en su casa de Londres por el que el ladrón ha sido condenado a cinco años de prisión después de llevarse un botín de joyas, tablets y teléfonos móviles valorados en 200.000 dólares.

La intérprete de 'Body on me' ha publicado una foto en Twitter donde, sonriente, agradece el apoyo recibido a sus amigos y fans "después de un día bastante duro". A pesar de estar en el hospital, Ora presumió de su habitual glamour y posó con una sonrisa en la foto que compartió para tranquilizar a sus más de 9 millones de seguidores.

Una fuente cercana a la artista ha revelado a Daily Mail: "Es el resultado de no tener descanso. Ha estado trabajando mucho en los últimos meses y viajando continuamente entre Vancouver y Los Ángeles".