¡Menudo verano que se está pegando Rihanna! Después del numerito que montó en una fiesta en Barbados, la joven se ha quedado con ganas de más. Y es que parece ser que a la diva del pop el verano... ¡la pone a 100!

Besos, arrumacos y... ¡mucha, mucha pasión! La cantante se ha dejado ver en actitud más que cariñosa con una amiga en alta mar mientras disfrutaba de unos días en Saint-Tropez. ¿Quién iba a imaginar que a Rihanna le gustaba tanto la carne como el pescado? Eso o que su relación con Chris Brown la dejó tan mal sabor de boca que ha decidico probar suerte con el mundo femenino.

El escenario elegido por la cantante y su 'amiguita' fue un barco que alquiló nada más y nada menos que por... ¡230.000 euros! Así que Rihanna no dudó en sacarle partido y dar rienda suelta a su lado más pasional en alta mar. Y es que entre cervecita y cervecita, la cantante y su acompañante no dejaron de regalarse caricias, miradas y algún que otro beso.

“Sabían que estaban en la cubierta de un barco, pero parecía no importarles. Dieron rienda suelta a su pasión delante de todo el mundo. Estaban bebiendo y muy animadas”, asegura un testigo. Y es que el ambiente estaba tan caliente que a más de uno le costó no mirar lo que ocurría. Con este espectaculo... ¡Cualquiera mira hacia otro lado!

Lo que está claro es que Rihanna lo da todo y, por lo que se ve, está totalmente despreocupada con el hecho de que su vídeo porno pueda ver la luz...