Rihanna fue nombrada hace unas semanas embajadora de su país y ha querido dejar claro durante el carnaval de Barbados cuál es su papel. Allí la cantante se ha mostrado de lo más desinhibida, vamos, que su intención clara de ser la reina del festival ha sido misión cumplida. Aunque se encuentra en su tierra natal pasando unos días para descansar y preparar su nuevo álbum, la diva del pop se ha desmelenado como nunca y... ¡menuda juerga se ha corrido!

Rihanna no se cortó ni un pelo durante el conocido como ‘Kadmooment day’. Se rozó con todo bicho viviente, bailó sensualmente, dedicó a sus fans gestos ardientes que rozaban lo vulgar, meneó el culete sin compasión alguna... Pero ella estaba encantada dándolo todo... ¡y vaya si lo dio!

No tuvo por más que enfundarse un sujetador y braguitas doradas y rojas. Para rematar el look se puso unas botas militares negras y un tocado de plumas rojas... ¡un auténtico cuadro! Rihanna también se acordó de los seguidores que no se encontraban allí y qusio compartir con ellos tal momento de locura. La artista escribió en Twitter: “Mi casa, mi país, mi gente... Barbados. Nada es mejor”.

Sorprendidos por el espectáculo que ofreció, ¿volveremos a ver a una Rihanna tan desmelenada?