Rihanna ha querido celebrar sus 28 años por todo lo alto. Después de haberse visto obligada a cancelar su actuación de los Grammys por una importante bronquitis, parece que la cantante está recuperada del todo y así lo ha demostrado este fin de semana.

La de Barbados montó una fiesta de cumpleaños donde no faltó la música y la bebida, y sobre todo los bailes sexys. La cantante fue grabada por una de sus amigas mientras meneaba el trasero como solo ella sabe hacerlo.

Hasta aquí todo normal, el problema es que RiRi ha recibido un sinfín de críticas. Y es que después de tener que dejar de actuar por una bronquitis, parece que Rihanna se ha recuperado rápidamente para celebrar su cumpleaños. ¿Y su público?