Cómo le gusta a Rihanna una buena fiesta y si es en las alturas… ¡Mucho mejor! La cantante se encuentra metida de lleno en su intensa gira ‘777’: siete conciertos, siete ciudades, en siete días. Un momento único antes de lanzar al mercado su próximo disco, Unapologetic.

Por eso la de Barbados no quiso escatimar en nada ni para ella, ni para su equipo, y alquiló un avión modelo Boeing 777 para el inicio de su gira en Ciudad de México. Allí se montó una fiesta en la que participó todo el mundo, pilotos inclusive.

Así RiRi estuvo bromeando colocándose la gorra de ‘capitana’ y se divirtió de lo lindo repartiendo champán entre el personal. Una ‘party’ como preludio a todo lo que le esperaba en los próximos días.

Mientras tanto, en tierra firme, Chris Brown no lo estaba pasando tan bien. El rapero ha visto cómo los carteles que anunciaban su próximo concierto en Estocolmo, han sido sustituidos por otros en los que aparecen las polémicas imágenes en las que aparece Rihanna con la cara magullada tras la paliza que Brown le propinó.

Los encargados de buscar la cancelación del concierto de Chris, ha sido un grupo de activistas anónimos. No es la primera vez que se ve afectado por acciones de este tipo ya que desde el incidente de malos tratos, ha sido ‘censurado’ en varias ocasiones.