Las extravagancias de Rihanna cada vez más son más raras, y más todavía si se encuentra rodeada de los suyos en su tierra. Y es que, cuando RiRi llega Barbados es la reina.

La cantante ha decidido que para ella el vaso de tubo de toda la vida se ha pasado de moda, y que para beber con clase lo mejor es un tacón, pero no todo queda ahí… Porque además de usar un tacón por vaso, RiRi decidió que estaba harta de tanto arreglamiento y se presentó en el garito en pijama.

Eso sí, no un pijama cualquiera, uno de Stella Mccartney valorado en unos 300 euros. Y es que RiRi puede hacer lo que quiera, y así lo demostró el pasado día en la fiesta Sugar Lounge Ultra en Barbados.