Sabemos que Rihanna no tiene verguenza ninguna ni tampoco la conoce. La cantante de Barbados dió anoche un concierto en Sao Paulo pero ella no fue la protagonista sino su body XXS. Y es que el conjunto era tan sumamente pequeño que se le incrustó en la entrepierna y dejó volar la imaginación a más de uno... Vamos, que se le marcaban hasta las pestañas...

Luciendo caderas y moviéndose al ritmo de la música, Rihanna lo dio todo. Su cara y sus gestos la delataron y demostró estar disfrutando al máximo del concierto. El público se entregó a más no poder y no es de extrañar. Tanto 'sexy-movimiento' y sus posturitas de lo más insinuantes hicieron su efecto en el público y desataron la pasión de los fans.

Haciendo honor a su single más sado, S&M, la cantante no dudó ni sun sólo momento 'embutirse' en un ajustado maillot de bailarina de ballet y hacer gestos sólo aptos para adultos. Un auténtico desfase en estado puro...

Rihanna lleva un veranito de lo más subido de tono. Y no precisamente por su voz, sino porque no ha parado de dar el cante. Sus escándalos en alta mar con la que dicen es su asistenta y los rumores sobre un vídeo porno de la cantante en manos de quién sabe quién, han hecho que nuestra diva del pop nos haya tenido todo el verano con la boca abierta. Y es que Rihanna es un espéctaculo en estado puro...