El panorama musical se ha volcado con Kesha y le han arropado en su batalla judicial. Taylor Swift, incluso, ha donado 250.000 doláres a la cantante como muestra de apoyo para que luche contra el productor de Sony. Dr Luke, por su parte, ha confesado que nunca ha abusado de la cantante y nunca abusaría de una mujer.

Kesha pedía a los tribunales romper el contrato que tenía con el productor y con Sony. Sin embargo, el Tribunal Suprema de Nueva York ha desestimado su petición y exige que grabe seis discos más con la compañía y con el acusado de supuestos abusos sexuales. La juez ha exigido una prueba médica a la cantante que demuestre los actos de los que acusa a Luke.

Pese a la dura imputación que se le acusa al productor, hasta ahora no ha sido cuando ha decidido hablar sobre la demanda en su cuenta de Twitter. "La única persona realmente objetiva que conoce el caso es el jurado. Y el jurado no le ha dado la razón a Kesha”, ha afirmado. Además,  Luke está muy triste con la situación ya que cree que todo ha sido a causa de las negociaciones con el contrato.

Pese a que es esta vez cuando más revuelo se ha armado con este escándalo, ya en 2014 la cantante de Tik Tok denunció por lo mismo a Dr Luke.