¡Renovarse o morir! Esto es lo que se ha propuesto Katy Perry en busca de un cambio radical. Y es que la ‘pop star’ le ha dicho adiós a su imagen hasta ahora conocida de la forma más drástica, ardiendo en llamas su mítica peluca azul. ¡No ha dejado ni las cenizas!

Sumergida en la oscuridad de repente aparece Katy Perry entre las tinieblas y sin un ápice de compasión levanta su conocidísima peluca azul y le prende fuego despareciendo así entre las llamas uno de sus mayores símbolos. Pero no conforme con eso la osada diva asiste de forma muy altiva a un entierro dejando al personal más que intrigado. ¿Estaremos ante su propio entierro?, ¿cómo será la renovada imagen de Katy?

Todo este entramado forma parte de una gran estrategia de promoción para presentar su cuarto y último álbum, ‘Prism’. Mucha es la expectación que está creando la cantante con su nuevo trabajo dejando entre ver que nada tendrá que ver con su último disco ‘Teenage Dream’ que tantos éxitos le ha otorgado. ¿Estará a la altura este nuevo disco? Para eso tendremos que esperar al próximo 12 de agosto, fecha en la que se conocerá su esperadísimo primer single ‘Roar’. ¿Tendrá nueva peluca…?