Que la fama acaba pasando factura es algo de lo que todos los famosos deberían mentalizarse, pues parece que Ariana Grande la fama le ha sobrepasado.

Y es que aunque cuando pisa un escenario parece que lleva toda la vida haciéndolo, su juventud le hace tener ciertas inseguridades. Además su vida sentimental, así como todo lo que hace, genera mucha expectación hasta tal punto que Ari se siente un poco saturada de tanta fama, aunque según revela, el poder dedicarse a lo que ama compensa convertirse en el centro de atención.

La cantante ha hablado sobre esto en Entertainment Tonight: "No puedo ir a ningún sitio o hacer cualquier cosa sin que la gente se entere o lo sepa. Tengo que aceptar ese hecho y pensar: bueno, no pasa nada, si esa es la consecuencia de poder dedicarme a lo que amo y de que la gente escuche mi música, entonces puedo lidiar con ello".