Hace ya ocho meses que falleció Prince en Minnesota en una muerte no fuera de polémica a los 57 años. Pero parece ser que el artista ha dejado algún que otro asunto sin resolver que ahora tiene que hacer frente su ex mujer, la filántropa Manuela Testolini, con quien estuvo casado desde el año 2001 al 2006.

Al parecer la deuda asciende hasta los casi 600.000 dólares y se trata de un asunto judicial que no terminó de concluir durante el proceso de divorcio de ambos. Ahora, la firma de abogados Cousins Law Firm ha emitido una factura por valor de 599.735,63 centavos.

A pesar de que el matrimonio terminó separándose la relación entre ellos siempre ha sido muy buena, y Manuela le escribió un bonito mensaje tras conocer la noticia de su muerte: "Prince y yo tuvimos un viaje mágico juntos y le quería inmensamente", y aseguró. "El mundo le conoció como un genio musical, pero yo le conocí como un marido, amigo y feroz filántropo".

Además, la canadiense le llamó antes de morir para informarle de sus planes para construir un colegio que ahora servirá como homenaje póstumo.